jueves, 15 de septiembre de 2016

I Walk in the Rain

Cuando llueve, dicen que Dios limpia el mundo, y que hay mucha mierda que limpiar.
Pero no hay nada como limpiar un alma y pintarla de nuevo color.
Salía de la universidad y se puso a llover, eso me hizo pensar. He andado hasta la saciedad por miles de rincones. Para ir al medico, para ir al bar, para ir a la tienda de comics... pero siempre recordare con cierta nostalgia el camino a casa desde la escuela.
Yo pensé, llegara un día que recordare este momento como el mas nostálgico de mi vida.
Y así lo he querido inmortalizar.

Hay un poco de presión pero mas ilusión. Creo que he nacido para esto, justo ahora lo saboreo. Es el momento de gozar al máximo de lo que ocurre a mi alrededor y blindarlo.
No nos engañemos, yo no estare aquí por mucho tiempo...

"Estos cauces que ves amoratados
y de amarillo cieno revestidos,
eran la flor azul de los sentidos,
que hoy descubre sus pétalos ajados.
Besos verdes de aguja en todos lados
hieren la trabazón de los tejidos
y denuncian los brazos resentidos,
la enigmática piel de los drogados.
Las que llevaban vida y alimento
son tibias cobras de veneno breve,
blanco caballo con la sien de nieve.
Trotando corazón y sentimiento
que por las aguas de la sangre vierte
con rápido caudal la lenta muerte."


Si, habéis leído bien... es uno de mis poemas favoritos. Mi estilo de vida no puede durar mucho. Ahora se que quiero hacer antes de morir: escribir un libro y pintar un cuadro. El libro será la prueba conceptual de mi alma, el resto de lo que he vivido. Y el cuadro será la prueba viviente de que estoy allí: cada vez que alguien lo vea me recordara.

Doy gracias a Dios de haber llegado tan lejos, a una edad en la que puedo ver el recorrido que hay tras de mi, y el recorrido en mi frente. Se quien soy, de donde vengo y a donde voy. ¡Ya lo sabia! Pero ahora se materializa. Como un surco de lagrima en la mejilla, como un cauce que ves amoratado.

Cada vida es una historia, y la mía ha resultado ser fugaz. ¡Pero con este esmero abro este blog! De inmortalizar. No debería andar borrando cada blog que escribo, seria buena idea conservar todo lo escrito por mi. Mis amigos decían que les gustaba leerme: todo perdido.
Pero esta vez creo que será diferente, con mi conciencia preparada ya no da miedo el juicio. Lo que se escribe esta consensado por años de lectura. ¿Pero porque no hacer un pequeño resumen? Hoy no, otro día mejor.
Las reflexiones tienen pureza de por si, eso lo se desde que escribo. Puedes decir mucho sin quererlo. Porque lo que uno ve no son los datos, ve las emociones. Y eso es muy importante.
Pero en fin: ya lo hare. Quiero que un día quede constancia de todo.

Hay pocas cosas que valore mas que mis libros. Con ellos he vivido mas años que con la mas fiel de mis amantes. Son el cáliz de amor de cristo con el que me he nutrido. Eso viene de familia. Deshacerse de los libros de alguien que lee, es otra forma de deshacerte de su alma. Algo muy triste que no debería consentirse en la mayoría de los casos.

Por otro lado esta la droga, he probado muchas, pero jamás había llegado a una certeza mas clara: Me drogaría hasta morirme si mi moral me lo permitiera. Es la única forma de soñar que tengo. Lo otro es horror, la vida, con sus innumerables errores, con sus imperfecciones.
Tan solo la droga hace rico al pobre, tan solo la droga hace pobre al rico. Todo queda en armonía por el elixir ponzoñoso de los dioses. Es la comunión con el altísimo. Por ello daría mi vida: ahora lo se. Todos mis momentos de drogadicción han sido inmortales. Cada minuto que he atesorado drogado lo he santiguado.

Pero no quiero hablar de un monotema. Experiencias con la lluvia, experiencias con la vida, experiencias con la droga, y experiencias y mas experiencias. Lo que quiero es resucitar a ese soñador que vive dentro de mi y tan de menos lo hecho. Y decirle: lo has logrado. Has materializado un sueño mas. Y el amargo final no te privara de ese logro, no. Lo que hará es inmortalizarte.

Mis sueños son muy humildes, pero de ellos hablare mucho aquí. Yo he nacido para soñar, no para vivir. Soy demasiado platónico como para conformarme con un mundo material, prefiero el suprasensible. Y aunque parezca raro, lo sublime, el ideal de vida, se encuentra en la droga.
Eso he creído siempre y lo re-escribo porque nunca hasta ahora me ha sido tan evidente.
Una cosa es soñar, y otra soñar con soñar. El ímpetu idealista de hacer de tu vida una epopeya. Como Aquiles, morir luchando. El amargo final, como lo llamo. No quita el mínimo de ápice a esta cuestión. Sobretodo si estas preparado para ella como yo.

¿Qué es soñar? O mas bien.... ¿Qué es ese mundo suprasensible del que hablo?
En la fantasía esta el arquetipo de la vitalidad. Soñar es vitalizar la vida, exprimirla.
He leído mucha fantasía pero con nadie me identifico mas que con Elric de Melnibone. Quien abandona su hogar para descubrir mundo. Siendo el rey. Por no nombrar a los griegos con la Illiada y su Odisea. Todo muy romántico, la epopeya del héroe. Cito los mas famosos pues no he dado para mas en mi corta vida. Hay muchos, cientos de vidas que como el mito fáustico. aquí otro- indica, desean vivir muchas vidas. Y yo he meditado, largamente sobre la mía, y ahora cuando se materializa y mas frágil estoy es cuando puedo afirmar que soy feliz de haber escogido mi vida. Quien no lo entienda, no tiene corazón.

Decían de Schiller lo mismo que se dice de Elric de Melnibone: su cadáver no lo querían ni las moscas. Así quiero ser recordado. ¿No hay quien lo entienda? Es el deseo de despojarse del alma terrenal y surcar las estrellas. Oh si, también he leído mucha ciencia ficción. En el espacio esta el sueño desde la época de Kant o Galileo.

No se trata de vivir, se trata de soñar. Y los sueños cambian como cambia el cielo de color. Puedes creer que algo será puro y verdadero eternamente y ver como el tiempo marchita la flor. No es nada nuevo.

Este desfile de modelos, esta mimética, esta fantasía.... no es perfecta. Cada sueño conduce a la renuncia de miles. ¡Que horror! No seremos como fausto. No hay retrocedo. Adiós a Helena de Troya, adiós a Ítaca. Hola monstruario de Bibliopolis.

Así termina mi reflexión de hoy. Aunque no lo parezca, me he volcado. Podría haber sido mas preciso, pero los surcos, los cauces, están allí. Y esos indicios conducen a mucho mas. No les he dejado en paños menores, les he inundado de historia... la mía.

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario