jueves, 10 de noviembre de 2016

Cae el invierno en Bibliopolis

"Dime por que brillan las estrellas,

dime por qué las hiedras se retuercen,

dime por qué el cielo es tan azul.

Entonces yo te diré por qué te amo.

Porque Dios hizo que las estrellas brillaran,

porque Dios hizo que las hiedras se retorcieran,

porque Dios hizo el cielo tan azul.

Porque Dios te hizo a ti, por eso te amo."

Así termina, con esta canción, el libro "la peligrosa idea de Darwin".
No, no voy a hablaros de Darwin, quería un texto introductorio, esas famosas citas mias.
¿Por qué ahora, después de tato sufrimiento, encuentro el alma?
El alma ha de ser algo localizable. Ha de ser algo corporal. Y debe pertenecer a los religiosos y a los psicólogos. Pues no estoy de acuerdo.

El alma ha de pertenecer al ser humano y ha de gozar de absoluto dominio sobre ella. Estoy en contra, pues, de las religiones y de los médicos. Que con sus malas artes corrompen la perfecta naturaleza que Dios nos ha dado.

Los sacerdotes, pues, no sirven a Dios, se sirven a si mismos, y los médicos no sirven al paciente, sirven a un sistema corrompido que no admite la diversidad. Ha de estar todo controlado, todo en consonancia, todo en armonía. Eso si, unos arriba y otros abajo.
Pues por esa no pasare.

Creo en Spinoza, la naturaleza es Dios, y que me quemen. Todo lo que no es natural y es fruto de encantamientos o tecnología, es una deformación de la naturaleza y un ataque a Dios.
Voy a ser el primero en ir al dentista... cuando no duela. Pero someterme a su poder desalmado nunca.

Que bonito era cuando Adán y Eva retozaban en el paraíso. Estoy seguro que si vieran el resultado del pecado original no morderían la manzana.
Pero esto es una protesta sobre el genio maligno cartesiano. Es evidente que un buen uso de las ciencias y las artes no daría estos resultados.
¡Hay que matar a su ofiditad mayor!
No estaremos a salvo hasta que el verdadero mensaje de Cristo sea escuchado.
¡Ha de haver una revolución del proletariado!
¡Ha de haber un cambio o estaremos todos vendidos! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario